sábado, 7 de diciembre de 2013

EL APIO (Apium graveolaens)

EL APIO
Fuente: “ Alimentos medicina milagrosa”
El apio tiene una larga y prestigiosa historia de uso, primero como medicina y luego como un alimento. La mención inicial de las propiedades medicinales de las hojas de apio se remonta al siglo IX A.C, cuando el apio hizo una aparición en la Odisea, la obra del poeta griego Homero.
El Apio ya resulta mencionado por griegos y egipcios que utilizaban esta planta para adornar los sepulcros.
Tal vez fue el hambre que azotó la Edad Media la que hizo que perdiera esta función ornamental y pasara a ser definitivamente una planta alimenticia. Los árabes la apreciaban por sus cualidades medicinales y no sin razón ya que es un gran tónico nervioso que contribuye a la remineralización del organismo
A partir de la Edad Media el uso del apio pasó de ser medicinal a incorporarlo a la cocina.
Lo podemos tomar cocinado en sopas o guisos, también en ensalada  y en jugo.

USO MEDICINAL
El apio es de gran importancia porque goza de propiedades diuréticas, estimulantes, expectorantes, tónicas, aperitivas, carminativas, febrífugas, antipalúdicas, emenagogas, etc., y además es de mucho valor por su riqueza en vitaminas y sales minerales.
Es un poderoso alcalino que neutraliza los ácidos del organismo, algunos de los valiosos elementos orgánicos que se encuentran en el apio son: sodio, potasio, hierro, magnesio, calcio, cloro, azufre, silicio, fósforo y aun cobre.
De todos los alimentos comunes, el apio ocupa el lugar más alto en contenido de sodio, pues éste disuelve las toxinas del cuerpo, ayuda a formar las secreciones de la boca, la vesícula biliar y el páncreas.
Un déficit de sodio en la sangre, dificulta la absorción de suficiente oxígeno para quemar el carbono de los alimentos, y esto conduce a la diabetes.
El sodio ayuda a formar la bilis, también la mantiene liquida, y por esto es ayudado el hígado perezoso. Por medio del sistema linfático filtra las sustancias venenosas fuera de la corriente sanguínea, y por esta razón ha sido llamado “el más grande neutralizador de productos de desecho”, que conoce la ciencia.
Además de la vitamina B, el apio es rico en la vitamina A que protege contra las enfermedades de los ojos; de la vitamina C que previene el escorbuto, y regular en la vitamina G que defiende de la pelagra.
El apio es esencialmente diurético y ha sido encomiado por algunos científicos contra el reumatismo y la gota, y para ello puede usarse en caldo o sopas.
El apio comido crudo en ensaladas, o cocido junto con otros alimentos, constituye un alimento vigorizador y fortificante de los nervios, en los casos de debilidad.
Cortado y macerado el apio en agua fría, constituye una buena bebida depurativa y aperitiva, para los artríticos, tomada entre las comidas.
Para hacer disminuir la secreción láctea en las mujeres, se suministrara como remedio infusión de apio, la cantidad de 200 gramos por litro de agua, en la dosis de una taza pequeña cada 3 horas. También se puede usar con este mismo propósito la raíz, haciendo una infusión con 30 o 40 gramos por litro de agua.


EL TOMATE (SOLANUM LYCOPERSICUM)

EL TOMATE
(SOLANUM LYCOPERSICUM)
De “Los alimentos medicina milagrosa”
Resumen: Dr. P. Luyando

El tomate, fruto de una planta hortense de la familia de la familia de las solanáceas, es un excelente alimento, condimento y remedio.
En 100 gramos de tomate hay:

•             Vitamina A                                           850 U.I.
•             Vitamina B1 (Tiamina)                          80 mcg.
•             Vitamina B2 (Riboflavina)                   113 mcg.
•             Vitamina B5 (Niacina)                             0.45 mg.
•             Vitamina C (Acido Ascórbico)               34.30 mg.

USO MEDICINAL
“El tomate”, dice el Dr. Deodato de Morais, “favorece el crecimiento y la osificación” Las propiedades de sus semillas lo vuelven apreciable, refrescante y emoliente intestinal. Son recetados incluso contra los más resistentes estreñimientos.
“En las picaduras de animales venenosos”, dice Dorado, los tomates “son especiales como desinfectantes y curativos”. Se colocan sobre el lugar afectado compresas de tomate (pulpa o jugo) que se renuevan cada hora.

El tomate figura destacándose entre los vegetales protectores: nos guarda contra las infecciones bactericidas, la debilidad general y las perturbaciones digestivas y pulmonares. Tiene efecto antiséptico. Neutraliza cualquier detritus de naturaleza ácida.
Aplicado tópicamente en forma de cataplasma, desinflama las hemorroides. También el fruto fresco, cortado en rodajas, es aplicado localmente, como buen remedio contra las hemorroides.Para desinflamar los ojos se recomienda igualmente aplicaciones locales de rodajas de tomate.

El tomate es un magnifico depurador de la sangre y un excelente vigorizante del organismo en general, por su riqueza en vitaminas y sales minerales.Está clasificado como el primero entre los alimentos protectores, pues resguarda contra las infecciones bacterianas, la debilidad general, las perturbaciones digestivas y pulmonares, porque dentro del cuerpo ejerce un efecto antiséptico y neutraliza poderosamente las ácidas materias de desecho.

El mayor valor del tomate reside en su riqueza en magnesio, pues contiene más que cualquier otro alimento corriente este importante mineral orgánico que endurece los huesos y dientes humanos.
Mientras que el calcio forma la base de las estructuras óseas, el magnesio cementa el calcio par
a hacer los huesos resistentes y firmes. Nuestros dientes contienen solamente 0,5 % más de sales de magnesio que nuestros huesos, pero esta fracción extra hace que los dientes sean tan duros.
Sin suficiente magnesio, los huesos llegarían a ablandarse y ser fácilmente fracturados.

El tomate suministra también una rica provisión de vitamina C y si se nota un déficit de ella puede causar hinchazones, articulaciones delicadas, dientes defectuosos, falta de crecimiento, debilidad y hasta enfermedad de la médula de los huesos. Además provee un buen suministro de las vitaminas A, B y C, y aun algo de la vitamina D, esa preciosa vitamina 
POLICLINICO SAGRADA FAMILIA
Luzuriaga 190-Jesús María
Tel: 780-8848 / 999-487232
Lima-Perú
Escribanos a: policlinicosagradafamilia@yahoo.com